sábado, 31 de julio de 2010

Conversación Esquiva

- Debes acostumbrarte a la idea de que llegará el día en que tenga que partir.

- ¿Por qué me hablas de eso?


-Simplemente cada persona sabe cuando se tiene cierta edad, se encuentra cada vez más cerca de la muerte. Un paro cardiaco puede llegar en cualquier momento.


-Yo no sé como acostumbrarme a esa idea, es más, no tengo que. A decir verdad no estoy lista para soportarlo.


- No tienes que estar lista, si vas a esperar hasta estarlo nunca moriría.


- Entonces espera a que esté lista.


- (Sonriendo) No lo veas como algo malo, además yo ya he vivido. Si bien es cierto es difícil, tienes que saber reponerte. Yo sé que duele pero tienes que seguir viviendo.


- (Silencio)


- Es algo natural, todo tiene un comienzo y un final.


- Puedes subir el volumen, no escucho.


- (Silencio)


- (En mi mente) Quizá nunca estaré lista ni siquiera para hablar sobre ello mucho menos para aceptarlo.






Yo entiendo que todo tiene que llegar a su fin algún día y no tengo miedo de morir pero el imaginar el día en el que ella se vaya, estremece mi alma, prefería morir yo antes que ella pero se que eso le causaría mucho sufrimiento, de nada serviría, de todos modas una de las dos sale perdiendo. Mientras ideo el plan perfecto para que ninguna salga herida, seguiré esquivando el tema todo el tiempo que pueda.


jueves, 15 de julio de 2010

Final

Quiero volver a ser tierra

para disolverme en el agua.

Quiero volar con el viento,

posarme en la playa.

Quiero sentirme parte de algo

 y porqué no, evaporarme en la nada.



Quiero sentir una ráfaga de emociones,

encerrarme en un cuerpo indolente.

Quiero tener un momento de claridad,

sumirme en la más profunda oscuridad.

Quiero sentir por última vez desconsuelo

regocijarme en profunda confianza.



Quiero sentir el sol en mi espalda.

La brisa rozando mi rostro.

La arena bajo mis pies.

 El agua penetrando mi garganta.